Fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

Es una enfermedad crónica de interés creciente en los países desarrollados reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS desde 1992, clasificada como enfermedad reumatológica. La fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida cuyo síntoma principal es el dolor crónico generalizado que se localiza, esencialmente, en zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales.

La fibromialgia es la causa más frecuente de dolor generalizado y afecta un grupo importante de pacientes.

En la actualidad, se integra en un espectro amplio de síndromes y situaciones clínicas que cursan con procesos de sensibilización e hipersensibilidad central, los denominados “síndromes de sensibilidad central”.

¿Cuál es su causa?

No se conoce su etiología, aunque se detectan evidencias de que tiene una base genética que se expresa ante determinadas circunstancias, condicionando una respuesta anómala del sistema nervioso central e incrementando los procesos de sensibilización al dolor.

¿Cuáles son sus síntomas?

extenso dolor que se centra especialmente en: zona cervical, trapecios, zona lumbar, trocánteres, tercio proximal de extremidades superiores e inferiores. También, con frecuencia, en: manos, carpos, rodillas, tobillos o pies.

Frecuentemente se asocian otros síntomas, presentes en gran parte de los pacientes con dolor crónico, aunque en esta situación de forma más acusada, como son la alteración del descanso nocturno, la fatiga, algunas alteraciones neurocognitivas y el distrés emocional. Estas semejanzas con otros pacientes afectados de dolor crónico generan frecuentemente dudas en algunos profesionales de si la fibromialgia es una entidad diferenciada o es la consecuencia de cualquier proceso de dolor crónico en el organismo.

¿A quién afecta la fibromialgia?

La fibromialgia es una patología que afecta masivamente a las mujeres en una proporción que se cifra entre 8/1 y 20/1 (mujeres / hombres), sin que sepamos a qué se debe esta masiva predilección por el sexo femenino. Pese a ello, es conveniente recordar que existen hombres con fibromialgia, pues a veces su diagnóstico se hace más difícil por ésta circunstancia.

El desarrollo de una fibromialgia se observa con frecuencia en personas con lesiones vertebrales o articulares crónicas o en personas con antecedentes de algunos de los síndromes regionales de dolor crónico, lo que indica la importancia que puede tener la presencia de dolor crónico regional en el desarrollo de una sensibilización extensa.

Afecta a un 4,5% de las mujeres adultas de la población general española.

¿Cuál es su tratamiento?

No se dispone de un tratamiento curativo, aunque se va estableciendo la efectividad de distintas medidas terapéuticas. El carácter crónico de la enfermedad, su influencia sobre la vida cotidiana de los pacientes y la falta de un tratamiento curativo o paliativo de rápido efecto ha determinado que quienes padecen fibromialgia busquen ayuda fuera de la medicina convencional, en el campo de las medicinas alternativas. La ozonoterapia, o tratamientos en los que el ozono es considerado como el principio activo, es una medida terapéutica perteneciente a este último ámbito y se está alzando como una valiosa y eficaz respuesta terapéutica a la fibromialgia.

La ozonoterapia

La terapia con oxígeno/ozono u ozonoterapia es segura. La administración a través de punciones de pequeñas cantidades de ozono en los puntos de dolor o bien se puede usar por vía sistémica a través de la vena con ozonización de la sangre, se logra un efecto analgésico local.

En un trabajo científico recientemente publicado por la Asociación Norteamericana de Radiología Invasiva sobre la terapia de oxígeno/ozono en EE.UU. y Canadá, mostró menos del 0,3% de complicaciones. Nuestra estadística coincide con nuestra contrapartida europea, que es una de las técnicas médicas con menos efectos colaterales, de alrededor de un 0,0007%.

¿Cuántos tratamientos/sesiones son necesarios?

Todo depende de la persona así como la gravedad de la enfermedad. Para dolores crónicos y de larga duración, como la fibromialgia, es de esperar un tratamiento con más sesiones.

Los tratamientos actuales para el dolor con esteroides o cortisona, con el límite de tres tratamientos en un período de seis meses, afectan incluso a pacientes diabéticos e hipertensos. Por el contrario el ozono tiene escasas contraindicaciones y es bien tolerado en la mayoría de los pacientes.

¿La ozonoterapia es un tratamiento avalado científicamente?

Usted puede encontrar mucha información sobre el ozono en Internet, pero poca con una base científica. Algunos describen la ozonoterapia como un privilegio de famosos y jefes de Estado, o incluso como un timo.

Este método ha sido avalado por experiencias de pacientes en todo el mundo y es una de las herramientas terapéuticas válidas ya que, pese a que las autoridades sanitarias no logran acuerdo respecto a su eficacia, la ozonoterapia no ha dejado de crecer desde que el doctor A. Wolf empezó a utilizarla en Alemania para curar las heridas de los soldados en la Primer Guerra Mundial.

Pero es fundamental, abordar la fibromialgia de forma integral mediante un equipo multidisciplinar, siendo el ozono una de las herramientas terapéuticas válidas.

Bibliografía

  1. J. Rivera, C. Alegre, M.B. Nishishinya y C.A. Pereda. Evidencias terapéuticas en fibromialgia. Reumatol Clin. 2006;2 Supl 1: S34-7.
  2. María Betina Nishishinya, Javier Rivera, Cayetano Alegre y Claudia Alejandra Pereda. Intervenciones no farmacológicas y tratamientos alternativos en la fibromialgia. Med Clin (Barc).2006;127(8):295-9.
  3. A. Collado. FIBROMIALGIA: “Una enfermedad más visible”. Rev. Soc. Esp. Dolor 8: 517-520; 2008.
  4. Fco. Javier Hidalgo Tallón. Cartas al director. Oxígeno-ozonoterapia: una realidad médica. Rev Soc Esp Dolor. 2009; 16(3):190-192.
  5. J. Rivera, C. Alegre et all. Documento de consenso de la Sociedad Española de Reumatología sobre la fibromialgia. Reumatol Clin. 2006;2 Supl 1: S55-66.
  6. E. BORRELLI, V. BOCCI. A Novel Therapeutic Option for Chronic Fatigue Syndrome and Fibromyalgia. Rivista Italiana di Ossigeno-Ozonoterapia 1: 149-153, 2002.

Enlaces de interés

La información presente en esta web no reemplaza sino complementa la relación médico-paciente, por lo que en caso de duda consulte con su médico de referencia o haga uso del formulario de contacto del CDyTE.

Tags:
0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

©2019 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?